Los corridos más polémicos del Komander

El Komander ha dicho que no dejará de cantar sus narcocorridos, aunque eso le ha representado la cancelación de varias fechas en México. Recientemente, el cantante tuvo que disculparse con sus fans de Tamaulipas, en donde, por segunda ocasión en menos de dos meses, le han negado el permiso para presentarse por considerar que su música hace apología al delito.

¿Qué tienen las canciones de Alfredo Ríos que no le gustan a las autoridades mexicanas? Estos son algunos de sus corridos más famosos y las letras por las que ha sido censurado.

El Taquicardio

Lanzada en 2014, esta canción habla de un personaje al que le gusta la fiesta y, específicamente, de cómo se la pasa mejor cuando se mete cocaína. “Siento mucho escalofrio, el cuerpo me esta temblando. Me siento muy alterado, siento estarme acalambrando. De tanto que le he jalado, la nariz ya me ha sangrado. Pero la verdad me encanta, parece que ando volando”, es parte de la letra.

Cuernito Armani

Este corrido fue presentado en 2012 y narra la historia de un narco, quien ha salido vivo de muchas batallas gracias a su especial arma… su cuernito armani: “Te debo mi vida poderoso Armani rameado. No te me rajaste a la hora de pelear. Tengo la costumbre de andar ensillado. La gente es corriente, no puedo confiar”.

Las 2 Cruces

Un poco menos violento, en este corrido, El Komander cuenta la historia del hijo de un campesino que siembra marihuana y que muere a manos de un general del ejército luego de ser torturado y a pesar de que el niño le suplica que no acabe con la vida de su padre. “General ya no sea tan violento, que mi padre ya está casi muerto. Encontraron lo que más buscaban, ya quemaron la hierba en el cerro”.

La Mafia se Sienta en la Mesa

Y, como clase de historia, en este tema El Komander hace un recuento de las mafias más famosas del mundo, pasando por la italiana, la rusa, la colombiana y claro, la de México, en la que se concentra la historia del video de la canción. “Junto con Félix Gallardo, los Avilés y los Palma, el legado de Carrillo, los Guzmán y los Zambada”.

Deja tu comentario

También te gustaría