Aumenta el apoyo al movimiento #MeToo denunciando abusos

El pasado domingo 15 de Octubre la actriz Alyssa Milano, conocida por su papel en la serie Charmed, escribió en Twitter que una amiga había sugerido que si todas las mujeres escribían “yo también” en sus perfiles en las redes sociales la gente tendría una idea de la magnitud de un flagelo que despuntó -otra vez- con las revelaciones sobre el escandaloso historial de abusos de Harvey Weinstein, ícono de Hollywood.

“Si has sido acosada o atacada sexualmente, escribe ‘yo tambien’ como respuesta a este tuit”, propuso Milano.

Esas respuestas no tardaron en llegar: un mismo mensaje que se propagó como reguero de pólvora y despuntó en Washington, Nueva York, la Argentina, Colombia, México, Canadá, Noruega, Inglaterra, Dubai o la India.

“#MeToo, por supuesto”, escribieron tres mujeres en mi timeline de Facebook, subrayando lo obvio. Otro iba en la misma sintonía, aunque era más escueto: “Duh…”. Otro, sobre la vida laboral: “#MeToo, dos veces en el trabajo, una por un cliente, otra por un gerente”. Otro, apuntando a dudas cínicas: “#MeToo Y es 100% real”. Una mujer agregó otra etiqueta: #IBelieveYou (yo te creo).

Los mensajes desconocían fronteras geográficas, culturales o profesionales: son mujeres latinas, europeas, asiáticas, norteamericanas, profesoras, investigadoras, periodistas, productoras, funcionarias de organismos internacionales, activistas, artistas, emprendedoras; algunas de ellas, madres.

 

 

 

Deja tu comentario

También te gustaría